Los manglares, los filtros del mar, ecosistemas adaptables.

Casa Cenote conecta el sistema Nohoch Na Chich con el océano, por lo que es un ecosistema en continuo cambio, dependiendo de las mareas, de las lluvias, de la época del año incluso de la hora del día.

Un buceo muy interesante, ya sólo por el ecosistema que ahí habita. Añadir la luz que penetra las raíces, las rocas cubiertas de musgo, la fauna que encontramos a lo largo de todo el manglar, juegos de colores, haloclina, cañones de roca y un largo y largo etcétera.

Apto para todos los niveles. Perfecto para una sesión de entrenamiento o un refresh, pudiendo combinar el entrenamiento con un buceo en el manglar.