Un pedazo de océano encerrado en un enorme vaso de piedra.

Nadie queda decepcionado con este cenote.

El  más profundo de todo el sistema de Dos Ojos, con una profundidad de más de 120m.

Durante el descenso, bañados por los impresionantes rayos de luz, atravesaremos primero una haloclina y en el fondo, una nube de sulfuro que envuelve los árboles que se encuentran allí en un ambiente misterioso.

Efectos visuales con las mezclas de la composición del agua, espacio inmenso, efectos de luz nunca vistos, formaciones… todo ello hace que el Pit sea, sencillamente, especial.

A partir de nivel avanzado.