La primera imagen que nos viene a la mente cuando hablamos de la Riviera Maya es sol, playas, paraíso…. Pero también es una región repleta de historia de la América Prehispánica.

Las ciudades mayas, constituidas por majestuosos templos y pirámides, fueron, en su mayoría, centros ceremoniales.

La mayoría de la población maya vivía en las zonas rurales, donde su principal ocupación era la agricultura. Por ellos recurrían a los sacerdotes para recibir orientación sobre la siembra y la cosecha.

Los mayas también se conocen por sus grandes conocimientos de matemáticas y astronomía, los cuales incluían en sus ritos religiosos. En algunos de estos ritos, se practicaba el sacrificio humano y/o animales, para complacer o calmar la ira de sus dioses.